“Escritos en tiempo de pandemia” es el libro que recolecta testimonios y cuentos escritos por niños y niñas de Escuelas Rurales Multigrado de los lugares más remotos del país en tiempos de pandemia, uno de los grandes proyectos que impulsó el profesor Eduardo Morales en su Escuela Rural Hardy Minte Bartsch, ubicada en la región de Los Lagos.

Un recuerdo tangible de la pandemia que pretendía potenciar la escritura de sus alumnos y que hoy forma parte de uno de los grandes proyectos que tiene la escuela. 

Como parte de la implementación del Aprendizaje Basado en Experiencias, apoyado por CREA Rural y la Coordinación Nacional de Educación Rural de la División de Educación General de Ministerio de Educación, la Escuela Rural Hardy Minte Bartsch fue una de las invitadas a participar de este proyecto recientemente lanzado.

En medio de la pandemia tomaron el gran desafío como escuela de comenzar a escribir parte de este libro, “nosotros empezamos a trabajar fuertemente el tema de la escritura y lectura, partimos con la idea a través del proyecto del PMB, en forma virtual, enviar trabajos para que los niños fueran creando sus propios textos», explica Eduardo.

El profesor Eduardo nos comentó cómo fue el proceso de creación del libro y su participación, “se nos invitó a varias escuelas que querían participar en el proyecto y nosotros nos acogimos. Mi desafío era invitar a los niños que ellos, salgan de los cuentos tradicionales de la escritura y no se hacían, cuentos, mensajes y reflexiones en tiempo de pandemia”, comenta. 

Para el profesor, que sus alumnos formarán parte de este proyecto, fue una forma de plasmar y recordar el contexto en que nos encontramos, «para que el día de mañana quede registrado que realmente la pandemia fue una fortaleza, el hecho que los niños puedan escribir y dejar plasmado sus experiencias y sus relatos». 

Este libro muy especial, fue pensado para destacar el trabajo de cada niño y niña que fue parte del proyecto. Cuenta con íconos para informar de que región es, el nombre de cada autor y la escuela de la que pertenece. “El libro es hermoso y no solamente tiene el objetivo de leer un cuento sino tiene espacio para ir mejorando los conociéndose previos, es un texto muy didáctico, un material muy valioso.”

Eduardo lleva tiempo enfocándose en el aprendizaje de la escritura y lectura de sus alumnos través de distintas actividades pedagógicas como es la producción de textos, por lo que este proyecto estaba en directa sintonía con lo que estaba realizando. “Comenzó con la idea de crear cuentos en tiempos de pandemia, planteamos el desafío, por qué no hacemos un libro que nos deje algo positivo de la pandemia y así aprendamos a recordar, varios niños se pusieron a escribir y pudieron desarrollar sus cuentos en tiempos de pandemia.” 

Asimismo, cuenta la inspiración de sus alumnos para escribir, «a partir del entorno, porque estamos cerca de un lago, cerca de la cordillera, y por qué no de ahí sacar nuestros propios cuentos y así fue, fuimos sacamos nuestros propios textos. Poesías, cuentos, y fábulas que han creados los chiquillos”. 

El profesor comenta el apoyo que recibió de Crea Rural durante el proceso. “Ha sido una instancia fundamental, tenemos una coordinadora, quien ha sido la persona que más nos ha colaborado, han sido fundamentales con este proyecto ya que nos han apoyado con toda la parte técnica – pedagógica, en las planificaciones, diseños de estructura. Somos unos agradecidos y esperamos que este proyecto perdure en el tiempo.”

Un trabajo en conjunto con los profesores y apoderados que mueve la educación rural. Un trabajo lleno de dedicación y compromiso, es lo que caracteriza a esta escuela rural y sus profesores. “Nosotros nos dedicamos por entero al servicio de los chiquillos y lo que más deseamos, los contenidos son importantes pero lo más importante es que haya una buena convivencia y si usted enseña con amor con cariño, las cosas salen mucho más fácil y ese es el objetivo”, dice Eduardo.

Si quieres acceder a esta pieza puedes hacer click en el siguiente link.