Dejar los cuadernos y acercarse a la naturaleza, ese es el método de aprendizaje que utiliza Nadia Padilla, Educadora de Párvulo de la Escuela Rural G498 Santa Rosa, quien hace unos años incursionó sobre nuevas formas de enseñar y hoy utiliza la naturaleza que la rodea como recurso educativo.

Conversamos con la docente quien nos comentó estas metodologías de aprendizaje que han tenido muy buenos resultados. Desde el 2019 que incentiva a sus 15 alumnos a aprender Matemáticas y Lenguaje y Comunicación a través de la observación y creatividad.

Producto de la pandemia por COVID -19 y la cuarentena en su sector, hace unas semanas volvió al colegio, donde planifica y realiza las clases online. El problema de la señal en el sector hace que las clases sean vía WhatsApp. «Nos conectamos, hablo con ellos con videollamada. Todo ha sido a distancia», comenta Nadia.

Estas actividades basadas en la experiencias han demostrado que existen múltiples formas de enseñar. Nadia inspira sus clases bajo las metodologías de Reggio Emilia y Montessori, «los niños aprenden tocando, explorando su entorno. Es súper importante que aprendan sintiendo y qué mejor que utilizar el recurso que ya tienen a su alrededor.»

La educadora de párvulo se ha dedicado a trabajar transversalmente las asignaturas, dejando de lado los cuadernos para que sus alumnos puedan aprender en contacto con la naturaleza y todos los recursos que le entrega. «Las matemáticas se pueden trabajar con palitos, con piedras, no solo con un cuaderno. Le saco provecho a esos recursos», comenta.

Hoy todos sus alumnos y apoderados disfrutan de estas actividades, sin embargo comenta que fue un proceso para que entendieran esta nueva forma de enseñar. «En un comienzo le costó llevarlos a que entendieran esta nueva forma de enseñar. Que ellos tenían que experimentar otro tipo de actividades no solo con un cuaderno, sino que llevarlos a explorar con materiales y la naturaleza.»

Con distintas actividades, Nadia motiva a los niños a aprender las distintas asignaturas. Como es el caso para Lenguaje y Comunicaciones, «lo que hacía era ir al bosque y les mandaba un video de mi casa buscando palitos de madera y que encontrarán formas de letras».

Nadia comenta otra de las actividades que realizaba con recursos de la naturaleza, «con arena en una caja de zapato, con sus manitos tenían que dibujar la inicial de su nombre o escribir su nombre completo, así íbamos conociendo nuevas letras.»

Estos recursos innovadores ha tenido buenos resultados de aprendizaje entre sus alumnos y entre desde la escuela, los demás profesores del colegio se han retroalimentado de estas nuevas actividades.

Respecto a las apoyo que ha recibido por parte de Alejandra Pinto de CREA Rural, comenta que su ayuda siempre ha sido muy significativa. «Hay que aprovechar, ella está dispuesta a ayudar para lo que uno necesite. Tiene muchas experiencias con distintas escuelas, tiene mucho conocimiento y también puede compartir ese conocimiento con nosotros», finaliza.